“La capacitación y el trabajo en campo son dos elementos centrales”

Ayelén Biurrun esingeniera en Medio Ambiente y desde hace casi dos años trabaja en la empresa AbraSilver Resource Corp, reconocida por su participación en la provincia de Salta a través del proyecto minero Diablillos. Desde su experiencia, el trabajo en campo tiene un peso específico en la temática de género y es facilitador de una verdadera inclusión dentro del proyecto. “Las empresas grandes tienen más infraestructura, en las chicas la posibilidad de cambio es mayor y se pueden establecer buenos cimientos desde el principio”.

¿Cómo fue tu acceso a una empresa minera y de qué manera se dio tu paso por el área de ambiente? ¿Qué avances se materializaron en la compañía en relación a la presencia femenina?

Comencé como responsable de Medio Ambiente dando soporte al área de Responsabilidad Social Empresaria. Me encontré con una empresa muy dinámica y con un grupo compuesto por jóvenes de entre 25 y 32 años. En total somos 19 hombres y 6 mujeres, representando el 31% de nómina femenina. Si bien estamos a mitad de camino, es un número alentador.

Soy una persona en proceso activo de deconstrucción, buscando oportunidades de mejora en mi ámbito laboral y apoyando la perspectiva de género en la minería. Empecé a trabajar mucho en campo y en un principio resultó dificultoso por mi condición de mujer, sobre todo al estar en un puesto jerárquico. Sin embargo, aprovechamos esas situaciones para conversar y visibilizar, entre todos y con un gran apoyo de la empresa, un camino de capacitación y resignificación respecto a la importancia de la mujer en la compañía y en la industria.

Fue el evento sobre empleabilidad realizado por WiM Argentina en 2021 en Buenos Aires el qué nos llevó a ver una realidad más amplia, conociendo estadísticas nacionales que nos sorprendieron y que nos mostraron lo que pasaba a nivel país. A partir de estos datos, el mismo grupo de trabajo pidió capacitación para desarticular distintas situaciones y entre todos se fue estableciendo una dinámica de equipo abocada a estos temas. Pusimos en marcha el curso para prevención de violencia, dictado por el equipo WiM, implementamos módulos para mujeres, licencia por paternidad ampliada y un posible lactario, entre otras acciones que realizamos y propuestas varias que ya están sobre la mesa.

¿Cuáles fueron los puntos más desafiantes de tu experiencia personal en minería?

En líneas generales, observo que el primer desafío es el trabajo en campo ya que no están dadas de base las condiciones para tener nuevas feminidades y masculinidades. Las empresas grandes tienen más infraestructura, en las chicas la posibilidad de cambio es más grande y se pueden establecer buenos cimientos desde el principio. Quizás ese fue uno de los mayores desafíos al ingresar a la industria. También, si sos mujer en un cargo jerárquico tenés que demostrar el doble y validar ante los demás ciertas características de forma sobresaliente, que en general al hombre no le piden.

Desde una mirada más personal sobre lo que viví en aquel entonces, tenía ansiedad por llegar a un lugar que no conocía y ver qué trato iba a recibir; suele pasar que algunas personas no identifican el potencial que tenemos y ven con lupa nuestro desempeño. Esa ansiedad desaparece porque somos profesionales y trabajamos bien. Los equipos de trabajo acompañan en el desafío en campo. Además, existe una red de mujeres que apoya ese camino, siendo siempre solidarias unas con otras y haciendo circular la información.

¿Por qué es tan importante el trabajo en campo?

Porque es más dinámico, más efectivo. Capacitamos a todo el equipo, no falta nadie, y sumamos también a los contratistas. No sirve tener un campamento deconstruido si los contratistas y con quienes convivimos en roster no se suman. En este caso, ellos lo apoyan y quieren replicarlo en sus empresas. A la vez, este trabajo lo complementamos con reuniones semanales con el Comité Asesor de WiM donde supervisamos los avances de la empresa y las situaciones que puedan surgir.

¿Cómo se da tu involucramiento con las políticas y acciones de género en la empresa?

Proponiendo capacitación y conocimiento, porque sin conocimiento no accionamos porque no conocemos. Como empresa, no nos gustaría que nadie experimente un ambiente que no sea el correcto, y agradezco que aquí me den la oportunidad de implementar estos cambios. El grupo con el que trabajo es joven, con otros conceptos ya incorporados, pero sé de otros profesionales que tienen capacidad para ingresar en la industria y los posponen porque tienen familia y creen que son muchas las barreras. No me gustaría que pierdan la oportunidad, ya que es posible la planificación familiar e incorporar la posibilidad de paternar al igual que maternar.