Animarse a la geología: mujeres compartieron experiencias sobre qué es romper la tradición

¿Qué significa romper con lo establecido en trabajos predominantemente masculinos y cómo podemos generar nuevas estructuras de trabajo más equitativas con perspectiva de género? Bajo estos disparadores, y en la antesala del Día Internacional de la Mujer, WiM Argentina participó del foro “Mujeres que desafían la tradición” organizado por la consultora especializada en recursos humanos Whalecom. En representación de la organización se hizo presente la geóloga Cinthia Lamas, invitada por Women in Mining para contar su experiencia en campo dentro de la industria minera y cómo logró desarrollarse a nivel profesional.

Del evento también se hizo presente la secretaria para la Igualdad de Género del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Marisa Bircher, quien pidió “colaborar a que se potencie la participación de las mujeres, siendo el rol del estado un punto clave para facilitar el acceso de la mujer a espacios poco tradicionales”. En sintonía, contaron sus vivencias mujeres de distintos sectores: Cinthia Lamas, Gahela Cari; activista trans y ambientalista, abogada de Perú, la ingeniera química Mariana Elizondo y María José Ibarrola, corredora y martillera pública nacional a la vez de directora en Maquinarias Ibarrola.

Por su parte, Cinthia Lamas, quien es geóloga de control de calidad de mineral en Minera Santa Cruz y profesor adjunto de la cátedra Geomorfología por la Universidad nacional de Catamarca y de La Rioja, contó en profundidad lo que significa trabajar en una mina, una actividad desconocida para muchos y con una gran responsabilidad relacionada a la ejecución de tareas en terreno.

“Desde niña rompí con las tradiciones. Soy nieta de mineros, de abuelos que trabajaron en Mina Aguilar e hija de un padre que también trabaja en mina. En un principio, recuerdo que como vivía en una mina, ver rocas era algo familiar que siempre me daba curiosidad y motivaba. Cuando le planteé a mi padre minero que quería estudiar ingeniería en minas me dijo: ‘Cinthia, ¿no es mejor geología que tiene más posibilidades?’. Pero cuando llegué a Catamarca vi la carrera de geología y me interesó. ‘Es más abierto’, pensé. Finalmente elegí la especialidad en minería y cuando me recibí mi papá no lo podía creer. Así empezó mi carrera”, reflexionó Cinthia.

Su primer empleo fue en Mina Alumbrera y luego pasó por Minera Santa Cruz, aunque con vivencias contrapuestas. En Alumbrera, tratándose de una explotación a cielo abierto, podía ver con frecuencia mujeres operando camiones, perforando y enfrentando las mismas condiciones climáticas y de seguridad del open-pint. “Las diferencias estaban dadas quizás en puestos jerárquicos, como es lo más usual, pero no sentí esa necesidad urgente de inclusión. Distinto fue el caso cuando me animé a experimentar la minería subterránea y abandoné mi zona de confort: aquí encontré varios obstáculos pero la fuerza de voluntad y la curiosidad me hicieron salir adelante. Hoy en Minera Santa Cruz somos dos mujeres bajando al interior de mina”.